Kambi busca reforzar su presencia en Latinoamérica en 2020

Kambi, proveedor de tecnología para la industria de las apuestas deportivas, confía en el potencial de crecimiento de Latinoamérica y en su capacidad para ser el motor de su negocio. En una entrevista con SBCNoticias, Juan Barrachina, director de Ventas de Kambi, explica los planes de la compañía en la región y destaca la necesidad de construir un marco regulatorio sensato.

Las empresas de juegos y apuestas encontraron en Latinoamérica una tierra fértil para expandir su negocio. Cada vez son más los grupos que compiten por un trozo del pastel desde el árido norte de México hasta el “fin del mundo” en Tierra del Fuego. Colombia y México son países prioritarios en la estrategia de Kambi. En 2020, además, la compañía buscará aterrizar en dos de los mercados más codiciados por operadores y proveedores: Buenos Aires (Argentina) y Brasil.

“El mercado colombiano ha crecido exponencialmente en el último tiempo y todo parece indicar que la tendencia al alza continuará durante 2020. Colombia es un punto de referencia para sus pares regionales, porque ha sido capaz de demostrar que competitividad, marco estable y regulación sensata son las claves para el desarrollo de la actividad”, señala Barrachina.

El proveedor está presente en Colombia a través de RushBet (marca perteneciente a Rush Street Interactive) y BetPlay (del operador Corredor Empresarial). “Creemos que contar con el socio adecuado es fundamental para triunfar en cualquier mercado. Tenemos tecnología de punta y un producto totalmente adaptado a las necesidades de los operadores locales, lo que nos da una ventaja competitiva y nos permite capitalizar las oportunidades de crecimiento y desarrollo en el país”, apunta Barrachina.

En México, Kambi es socio desde 2015 del conglomerado de medios Grupo Televisa. “Ofrecemos nuestras soluciones a los casinos operados por la filial PlayCity, que actualmente cuenta con 18 establecimientos de juegos y apuestas”, indica Barrachina, y añade que “es un mercado predominantemente retail y esto se debe a la ausencia de un marco regulatorio específico para las apuestas online”. El directivo destaca la necesidad de actualizar la normativa para “ponerse en línea con las necesidades que plantea el nuevo escenario digital”.

En el marco de su estrategia de crecimiento, Kambi firmó recientemente una asociación tecnológica con BetWarrior, un operador de juegos y apuestas que nació este año por iniciativa de Morten Tonnesen y José del Pino, dos ex ejecutivos de PokerStars, y que tiene a Latinoamérica como uno de sus principales focos. Según Barraachina, “el acuerdo con BetWarrior representó un paso más en nuestro plan de expansión internacional. Se trata de un proyecto nuevo y ambicioso, liderado por un equipo con visión de futuro y experiencia probada en la industria. BetWarrior es un operador con ADN disruptivo y, como tal, necesitaba un socio que fuera capaz de brindar todas las herramientas necesarias para crear una experiencia diferencial”.

Para muchas multinacionales, el mercado latino es una incógnita o un espacio difícil de abordar. En este sentido, Barrachina considera que “es poco probable que una compañía que utiliza un enfoque europeo para captar usuarios en Latinoamérica alcance el éxito, ya que las diferencias entre ambos mercados son muy marcadas. Una de las características principales del jugador latino es que espera ganar mucho con poco. Del mismo modo, resulta muy importante que el front-end, es decir, la parte del software que interactúa con los usuarios, presente los deportes y mercados de apuestas que el jugador necesita. Las herramientas Bet Builder y Multi Builder de Kambi han tenido muy buenos resultados en la región, al ofrecer a los usuarios la posibilidad de tomar las riendas de su propia experiencia de apuestas, algo fundamental para el jugador latino”.

Sobre las oportunidades que se están abriendo en Latinoamérica con la regulación del juego online, Berrachina apunta: “Kambi cuenta con vastos recursos, poder, experiencia y la capacidad de actuar con rapidez frente a los distintos escenarios que se presentan. Fuimos los primeros en lanzar apuestas deportivas en los estados norteamericanos de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania. De igual manera, estamos listos para ser los primeros en mercados clave como Buenos Aires cuando la legislación lo permita”.

En el caso de Brasil, uno de los países más atractivos de la región, Kambi está siguiendo de cerca los acontecimientos legislativos. “Esperamos que el tema de la regulación se resuelva próximamente. Sin duda, este proceso no sucederá de la noche a la mañana, sino que será progresivo, pero consideramos que los avances que se dieron en el último tiempo son positivos. Kambi está preparado para aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado brasileño y se pondrá en marcha cuando se defina la regulación”, afirma.

En cuanto a las tendencias que se apuntan para el año que viene, Barrachina cree que “el auge de fusiones y adquisiciones continuará”. El 2019 estuvo marcado por una intensa actividad en materia de M&A, que alcanzó a todos los sectores que componen la industria. La adquisición de The Stars a manos de Flutter, la compra de Caesars por parte de Eldorado la fusión entre Sportradar y Optima y la venta de Red Tiger Gaming a NetEnt son algunos de los cambios que sacudieron al mundo del juego. Para Barrachina, “este nuevo escenario competitivo plantea tanto oportunidades como desafíos para los distintos actores que integran la industria. La fusión entre empresas tiene consecuencias en el ámbito de la tecnología. Uno de los principales temores es que la consolidación frene el desarrollo de la innovación. Las empresas pequeñas y medianas enfrentan el reto de mejorar la escalabilidad de sus plataformas tecnológicas para sobrevivir frente a los cambios de la industria y no perder el liderazgo ganado”.

Asimismo, añade que Kambi apuesta por un 2020 con nuevos lanzamientos con el fin de consolidar su crecimiento y darle un nuevo impulso al negocio. “Siempre buscamos oportunidades de expansión y estamos atentos a los desarrollos del mercado para ajustar nuestra oferta con flexibilidad”, concluye.