Las agencias de lotería porteñas, en búsqueda de una recategorización que les permita recuperarse

Las loterías de Buenos Aires volvieron a operar a mitad de julio, ante un nuevo avance en la reapertura de la economía en la Argentina. Sin embargo, aunque las restricciones se hayan suavizado, el flujo actual de clientes no logra contrarrestar las pérdidas que las agencias sufrieron en los meses que no pudieron operar.

En algunas jurisdicciones nacionales, las loterías pudieron acceder a beneficios del Gobierno para cubrir gastos administrativos, pagar sueldos, y más. Actualmente, las agencias de lotería de la Ciudad de Buenos Aires son consideradas operadoras de juego y están incluidas en la misma categoría que los casinos y los bingos, por lo que las 1.278 agencias de la Capital Federal no pueden ser beneficiarias de distintos créditos, como los “ultra baratos para los comercios no esenciales”.

Ante esta dificultad, la Cámara de Agencias Oficiales de Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (CAOLAB), junto a la Cámara de Agencias Oficiales de Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (CAOLBA), le solicitó al Estado argentino que considere a las agencias como pequeñas y medianas empresas (PyMEs). Asimismo, CAOLBA instó al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta a incluir al sector en los créditos a tasa del 12 por ciento anual del Banco Ciudad.

En diálogo con SBC Noticias, Diego D’Agostino, presidente de CAOLBA, dijo que aún no han recibido respuesta sobre la recategorización por parte de la Secretaría de PyMES del Ministerio de Desarrollo Productivo.

“Pensamos seguir con todas las acciones posibles en pos de este objetivo porque estamos mal categorizados. Es injusto, no somos operadores de juego. En la AFIP (agencia tributaria nacional) estamos con un código que no nos corresponde. Ser PyMEs tiene un montón de beneficios, no solo los créditos, y nosotros no tenemos acceso a ninguno de ellos”, aseguró el presidente.

“LOTBA colaboró con nosotros y con la Asociación de Loterías Estatales (ALEA). En su momento, hicieron una declaración reconociendo que las agencias no son operadores de juego. Estamos esperando una videoconferencia para que nos escuchen”, dijo.

La recuperación económica

Entre el 14 de mayo y el 1 de julio, las agencias de lotería de la Ciudad no lograron llegar al 30 por ciento de sus ganancias habituales. Aunque se prevé que se mantendrá la fase 3, que les permite seguir operando, “va a ser muy difícil recuperarse en los meses restantes” del año, ya que la circulación pública no es la misma.

Las agencias, que estuvieron cerradas por más de 70 días, aún no saben si en julio podrán registrar valores similares a los de la recaudación de junio. “El único ingreso de las agencias es a través de las comisiones. O sea, al tomar apuestas para las loterías, los empleados sufrieron el impacto más terrible. La gente se quedó en sus casas, pero le faltaba del dinero para pagar los alquileres, las expensas, los impuestos, los gastos de luz, de teléfono, todo lo que genera un negocio, además de mantener a la familia. Yo creo que la parte de empleados ha sido impactante”, agregó D’Agostino.

A fines de junio, junto al Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara), los paritarios de CAOLBA acordaron una prórroga del acuerdo para que los empleados puedan volver a cobrar la asignación compensatoria no remunerativa del 75 por ciento del salario bruto, en línea con el artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo.

El presidente de CAOLBA confió que esperan poder extender nuevamente la prórroga, ya que ha contribuido a poder cubrir el sueldo de los empleados, quienes recibieron una parte del Salario Vital Móvil, y el resto lo cubrió el empleador. “Sería una  ayuda muy importante del Gobierno que esto siga por lo menos hasta que se puedan recuperar valores. Ya ni siquiera estamos hablando de valores históricos, pero que permitan seguir con los negocios abiertos”, agregó.

Además, D’Agostino cuestionó la cantidad de negocios que podrán abrir, así como también la cantidad de agencias y si podrán superar el 50 por ciento de recaudación para poder continuar con el pago de sueldos de los empleados. En la Ciudad, hay aproximadamente 4.000 familias que dependen de las agencias de lotería, por lo que “es muy preocupante que toda esa gente no pueda seguir sosteniéndose”.

El juego online, el salvavidas de la industria

En 2019, CAOLBA presentó un documento ante las autoridades del ente regulador porteño exigiendo que se los incorpore al sistema de juego online y que les permitan cargar apuestas.

Las agencias, según el presidente, tienen la capacidad de fidelizar al cliente, tomarle los datos y hacer un registro, ya que conocen personalmente a la persona que va a jugar. “En las agencias se puede controlar que no sean menores, tenemos una serie de controles que nos da el hecho de que la gente cargue en forma presencial, que no lo tiene ni un banco ni una tarjeta de crédito, y mucho menos las aplicaciones de los servicios de cobranza”, aseguró.

Al estar excluidos de un circuito de juego online, y para poder cerrar el corriente año con un balance neutral, las loterías dependen exclusivamente de las agencias y de que estas mantengan sus puertas abiertas. “Inyectar liquidez es muy, muy difícil. El juego es muy especial, y a diferencia de muchas creencias, no se juega más cuando menos dinero hay; en realidad no es así, si no hay dinero no se juega. La gente empieza a dejar muchos de sus gustos, porque el juego también lo es, es una forma de distraerte. Entonces priorizan necesidades básicas”, explicó.

“Como agencias, estamos esperando que la lotería nos incorpore al circuito del manejo del juego online. Las agencias fueron pioneras en tener a apostadores de pronósticos deportivos. Fue el fútbol, con el Prode, aunque a esa gente ya no la tenemos más”, dijo. 

Mediante el decreto 95/2018, en 2018 el Gobierno dispuso la liquidación de la Lotería Nacional y la eliminación del Prode, para luego conformar la Lotería de la Ciudad. “Entonces, nos vemos en la imposibilidad de poder ofrecer a nuestros clientes esos desarrollos”, agregó.

“Van a ir incorporándose al juego online porque quieren ver, quieren apostar sobre un partido que se desarrolla tanto en Argentina como en Europa, y van a tener la posibilidad de hacerlo. [Pero] las agencias van a quedar excluidas. Creemos que no es justo porque es gente que le ha sido fiel al Prode”, argumentó.

“Realmente qué herramientas se utilizarán es contestar sobre algo que todavía no podemos manejar, porque estamos en un tema que escapa a nuestras posibilidades. Nosotros dependemos sí o sí de la lotería, de la apertura de los juegos, de que la gente juegue. No podemos agregarle un plus a la actividad que tenemos, no podemos ofrecer nada a cambio que le pueda interesar a un posible cliente”, concluyó.