Wire Act: Un acertijo legislativo y gramatical

Días antes de su participación en SBC Digital Summit North America 2020, el director de Regulación de GVC Holdings, Martin Lycka, analizó en exclusiva el Acta “Wire”, que en un principio prohibió por décadas el juego online en Estados Unidos. El desarrollo de la emergente industria se basa ahora en lo que Lycka describe como “no particularmente el texto legal más claro”.

Hace 59 años, el hermano del presidente de ese entonces presentó un proyecto de ley que apuntaba a revocar todas las modalidades de mafia y crimen organizado, incluso las que incluían operaciones de juego. La sección del estatuto diseñada para lograr este objetivo —1084 (a) del Wire Act— ha generado un acertijo legislativo y gramatical, que aún no se ha resuelto de manera concluyente. Por esa razón, deja a los flancos de la industria del juego online abiertos a un posible ataque.

La sección 1084 (a) no es, particularmente, la pieza legal más clara en su redacción. Según el texto, se prohíbe 1) la transmisión de apuestas en eventos deportivos o de información que ayude a realizarlas y 2) la transmisión de comunicaciones que autoricen a su destinatario a recibir dinero como resultado de haber realizado apuestas.

Sin embargo, a diferencia de la segunda parte, la primera de la sección se refiere a las apuestas “en cualquier evento o competencia deportiva”. ¿Fue esta una omisión deliberada? ¿O solo una redacción descuidada? 

Sea como sea, el resultado final de la épica batalla legal entre el Departamento de Justicia (DoJ) por un lado y de la Lotería de New Hampshire y NeoPollard —con el apoyo de la industria de los juegos de azar online de Estados Unidos—, por otro, depende de la interpretación de estas seis palabras.

Reversión de opinión

La salva inicial de la batalla provino de las tropas de las Sesiones Generales, posteriormente reemplazadas por las declaraciones del fiscal general William Barr, en noviembre de 2018. Al contrario que su “Resolución 2011”, el Departamento de Justicia determinó que las prohibiciones establecidas en la sección 1084 (a) del Wire Act abarcaban las operaciones a partir de ese momento en adelante, y se aplicaban a todos los tipos de juegos interestatales, no solo a las apuestas deportivas.

Los pelotones del Departamento de Justicia de todo el país comenzaron a prepararse para una posible acción contra la “Resolución 2018”. Este grito de guerra había causado alboroto en las filas de las loterías estadounidenses, así como en el ejército de operadores de juegos de apuestas online y en sus proveedores recientemente formados; estos últimos aún son beneficiados ​​por su gloriosa victoria en la campaña PASPA.

Bajo el mando del general McIntyre de New Hampshire, el Ejército Aliado del “Progresismo Regulatorio” primero se enfrentó a las tropas de Barr en la batalla campal de Concord, donde el juez de distrito estadounidense Paul J. Barbadoro fue árbitro del resultado.

Al final del día, después de una serie de grandes escaramuzas, los progresistas argumentaron que la interpretación de una ley, y el destino de toda una industria, no debía depender de la puntuación errónea de una sección.

Más confusión regulatoria

En su informe de batalla, basado en argumentos de coherencia y pragmatismo, Barbadoro concluyó que la Resolución del DoJ de 2018 había llevado a una confusión regulatoria aún mayor, y la descartó. Las tropas se separaron y el general Barr rechazó a sus otros pelotones, lo que otorgó a los progresistas y a los estados aliados el “respiro necesario” para reagrupar más sus defensas reguladoras.

Posteriormente, frustrados por la derrota inicial, Barr y su personal decidieron convocar nuevamente a sus tropas y lanzar una campaña contra los progresistas en el área de Boston. Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Primer Circuito de los Estados Unidos ha sido diseñado para servir como árbitro de la nueva batalla. El evento tuvo lugar el 18 de junio de 2020.

Las tropas del Gobierno federal han optado por un cambio de táctica: después de haber emitido una declaración sobre la Resolución 2018 esgrimiendo que el Wire Act no se aplica a las loterías estatales, su línea de ataque se dirigió a dos procesos divergentes. Y aseguraron que las hostilidades legales nunca deberían haber comenzado, ya que las loterías progresistas nunca habían estado bajo ninguna amenaza del ejército de Barr. 

El informe final estará listo en los próximos meses. Sin embargo, los observadores de la batalla opinan que, una vez más, los árbitros se inclinarán a favor de los progresistas, considerando que las tropas del Departamento de Justicia no han logrado derribar sus defensas.

No pareciera que los jueces Torruella, Kayatta Jr y, en particular, Lynch, hayan simpatizado demasiado con los motivos legales que habían llevado al Departamento de Justicia a iniciar toda la campaña de Wire Act en primer lugar. Su inminente decisión positiva ayudaría a lograr la conquista de uno de los últimos bastiones de oposición restantes en el camino para regular con éxito el juego online en Estados Unidos.

De todas formas, es posible que ambas partes elijan reunirse nuevamente en las orillas de Potomac en el futuro, ya que todavía estamos viviendo esta lucha, y viendo si la industria del juego, tan recientemente concebida, puede perdurar mucho tiempo.

Lycka será parte de la Sesión “Regulatory” en SBC Digital Summit North America de la próxima semana, en un panel enfocado en “Being Proactive About Problem Gambling”. Los detalles completos, incluida la información sobre cómo registrarse y los descuentos disponibles para pases empresariales, se pueden encontrar en el sitio web oficial del evento. Todos los delegados también podrán invitar a un colega que haya sido despedido o suspendido debido a la pandemia, para que se unan al evento de forma gratuita como parte de la iniciativa Pay it Forward.

Para obtener más información sobre las oportunidades de exhibición y patrocinio, comuníquese con [email protected]