Caixa publica los resultados de las loterías en el primer trimestre

SBTech incluirá apuestas y loterías en vivo de Pin Projekt las 24 horas

Con la llegada del coronavirus a Brasil el pasado marzo, varios Gobiernos estatales decretaron el cierre de las actividades comerciales y el confinamiento social obligatorio. Sin embargo, las medidas no fueron establecidas desde el Poder Ejecutivo nacional, liderado por el presidente Jair Bolsonaro, quien aboga por la cancelación de estos decretos.

Asimismo, a pesar de la oposición de tribunales judiciales y de los dos ministros de Salud que han renunciado durante este período, Bolsonaro ha declarado a las loterías como “actividades esenciales”, por lo que se han mantenido las operaciones, aunque con altibajos en los resultados. 

En este sentido, tampoco el período previo a la pandemia ha sido positivo a nivel finanzas. Ayer jueves 21, la operadora estatal de loterías en Brasil, Caixa Econômica Federal, reveló que, durante el primer trimestre del año, se alcanzó una recaudación de 3.049 mil millones de reales en el primer trimestre de este año, según informó BNL Data

Es decir, el sector de loterías sufrió una caída del 22,2 por ciento en comparación con el primer trimestre de 2019, cuando se habían recaudado 3.920 mil millones de reales. Además, esta cifra significa una caída del 37,8 por ciento si se compara con el trimestre anterior, cuando se generaron 4,899 mil millones de reales.

La recaudación de Caixa fue destinada a varios programas sociales, incluida la ayuda financiera al sector de Salud, mientras se intenta combatir y prevenir el coronavirus. 

Por esta razón, los diputados Enio Verri, Perpétua Almeida, Fernanda Melchionna y Joenia Wapichana presentaron esta semana el proyecto 2715/20, que podría suspender todos los procesos de privatización llevados a cabo por la administración pública durante 12 meses después del fin del estado de emergencia por la pandemia, que se extenderá hasta el fin de 2020. Si se aprueba la medida, se podría suspender el proceso de privatización de Caixa, por lo que se mantendrían los ingresos para el desarrollo estatal.