Paraíba toma impulso en Brasil y otorgará licencias de 10 años para apuestas deportivas de cuota fija

paraíba

Bajo la administración de la Lotería del Estado de Paraíba (LOTEP), el gobierno del estado brasileño anunció el lanzamiento del mercado de apuestas deportivas de cuota fija, con licencias a operadores por 10 años con posibilidad de renovación.

De acuerdo al Decreto N° 43376/2023 publicado en el Diario Oficial del Estado de Paraíba el pasado martes (17 de enero), el gobernador João Azevêdo Lins Filho dio el visto bueno a la reglamentación de apuestas deportivas de cuota fija tanto presenciales como online.

Así, LOTEP estará a cargo de la preparación del mercado, que “será explotado en un ambiente competitivo a través de permisos otorgados a operadores en el ámbito estatal”. Por su parte, la autoridad estatal del juego tendrá la potestad de llevar a cabo la acreditación, el permiso, la homologación, la reglamentación, la supervisión y la inspección de la actividad.

Mientras tanto, las empresas pueden postularse al proceso de licitación, a través del cual se otorgará un permiso de autorización de hasta 10 años, prorrogables sucesivamente. “Por el permiso se cobrará una tasa de concesión fija, que se definirá en el momento de la publicación del aviso de acreditación del operador, así como una concesión variable, resultante de la aplicación de un porcentaje sobre los ingresos de explotación, que también se indicará en el aviso”, detalló el decreto.

En este sentido, los operadores elegidos por LOTEP deberán demostrar ser capaces de desarrollar “las acciones necesarias a su cargo y responsabilidad para explotar el servicio público de apuestas deportivas”, además de proteger el entorno bajo las normativas de juego responsable, como la obligatoriedad de solicitar la identidad a los jugadores y confirmar que sean mayores de edad, junto con la posibilidad de que los clientes se puedan inscribir a registros de autoexclusión.

Asimismo, el área de publicidad para las empresas de juegos y apuestas deberá respetar otras disposiciones, como advertencias sobre los riesgos de adicción que provoca el juego, así como la prohibición de participación de menores de 18 años y otros colectivos socialmente vulnerables. “Las acciones de marketing deben estar guiadas por la responsabilidad social y la promoción de la conciencia del juego responsable”, establece.

“Lo recaudado con la operación comercial de la modalidad de apuestas de cuota fija, por medios físicos o virtuales, se destinará a la promoción de políticas y programas de bienestar social en las áreas asistencial, deportiva, educativa, de salud, de desarrollo social y seguridad pública”, determinó el gobierno.

Paraíba encabeza la tendencia en Brasil

Con este movimiento, Paraíba demuestra que los estados brasileños ya no pueden esperar las disposiciones del gobierno nacional, que ha mantenido en pausa el proyecto de regulación de apuestas deportivas desde 2018.

Luego de que el ex presidente Jair Bolsonaro desperdiciara, el pasado 12 de diciembre, la oportunidad de reglamentar las apuestas deportivas durante el plazo propuesto por la ley aprobada cuatro años atrás, la industria está atenta a lo que puede traer el gobierno de Lula Da Silva

Sin embargo, acostumbrados al atraso general y las decepciones que vive el país en materia de juegos y apuestas, todavía no hay un acompañamiento optimista por parte de los representantes de la industria.

Si bien habían traído un poco de alivio las palabras del exministro de Comunicaciones y coordinador de Comunicación de la campaña del presidente electo, Edinho Silva, sobre que “podemos regular los juegos e invertir ese dinero en la educación, sin aumentar un centavo la carga tributaria del pueblo, pese a que el tema genere polémica”, es cierto que otra frase de la actual ministra de Deportes, Ana Moser, volvió a disipar las esperanzas.

Según la experta, se establecerán líneas de conversación con otros ministerios para redactar propuestas de ley, además de revisar los cientos de contratos en ejecución, pero sin un enfoque particular en las apuestas deportivas, ya que “a mí, en particular, me resulta difícil dar una posición al respecto”.